Mi?rcoles, 02 de diciembre de 2009

UNAS CUANTAS PALABRAS

Me sorprende un mazo que en los periódicos deportivos catalanes, Sport y El Mundo Deportivo, le den la espalda al espéctaculo que el inefable Joan Laporta dio en la discoteca Luz de Gas tras la victoria ante el Real Madrid. Ni una referencia, al menos en la edición digital y mucho menos en la página principal.

Con lo bien que lo tratan en Cataluña, o al menos en los periódicos del Barça, no me extraña que Laporta tilde de "caverna mediática española" a la parte de la prensa de que lo critica fuera de su comunidad. Lo hacen por dos motivos: porque son del Real Madrid y siempre gusta recrearse con el ridículo del rival - pasa igual en el lado blaugrana - y porque el presidente del FC Barcelona lo pone a tiro faltando el respeto a la entidad y a los barcelonistas con sus declaraciones y actitud. El hecho de que se respete poco a sí mismo también debería hacérselo mirar. Y no es cuestión de que él también tenga el derecho a celebrar la victoria de su equipo con champán. Seamos serios. Si el president quiere desfasar como un anónimo seguidor sólo tiene que esperar un poco. Hasta final de temporada.

Esto refleja una tendencia universal de la prensa: cuando las cosas van bien, todo son peloteos a los protagonistas. Hoy te tapo esto, no te doy caña y me debes una. Me pregunto y me contesto cómo tratarían este tema si el Barcelona fuese 4º en la Liga y estuviese eliminado de la Liga de Champiñones.

Por otro lado, me permito recordar como un 9 de diciembre de 2005 apunté cómo el pequeño Lio Messi sería Balón de Oro algún día. El pronóstico, lo admito, era a caballo ganador, pero no deja de hacerme feliz que 'el pulga' me haya dado la razón.





Publicado por Fransi @ 17:58 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios
Añadir comentario