Jueves, 10 de septiembre de 2009

T? ME HABLAS Y YO TE CONTESTO

Podría escribirse perfectamente una rueda de prensa de un jugador sin asistir a ella y colaría perfectamente. Conociendo las coordenadas partido tal, rival cual y sabiendo lo que haya sucedido en los días previos, cualquiera podría montar con dos o tres tópicos lo que va a decir el entrevistado en cuestión.

Tampoco es culpa suya. Le pagan por jugar, no por encandilar a la audencia hablando. Y luego está el papel del reportero. Si se prepara o no la rueda de prensa, lo que desea extraer, si improvisa allí mismo, en definitiva, si lo que se busca es rellenar o sacar algo interesante.

Siempre son las misma preguntas, o mejor dicho, suelen ser las mismas entradillas de una conversación que continúa el futbolista. Y más o menos,  así vendría a ser una rueda de prensa común en el fútbol:

- Bueno, este fin de semana, nuevo partido...

- Sí, es una oportunidad para quitarnos el mal sabor de boca del otro día y dar una alegría a la afición, que se la merece y bla, bla, bla...

- Pero el gol no está llegando. Se crean oportunidades, pero no se marca. No sé si afecta anímicamente...

- Eso es el fútbol. Es cuestión de rachas y de seguir trabajando para que los resultados lleguen
y bla, bla, bla...

Esto es así y tampoco tiene mayor importancia. Más divertido sería para todos que cambiásemos el tipo de preguntas:

- Habrás oído la que se ha formado en un botellón en Pozuelo. La Iglesia ha hablado al respecto y ha dado su particular punto de vista. ¿Qué opinas?

- ¿Qué te sugieren las declaraciones de Julio Iglesias sobre la circuncisión?

- ¿Cómo ves el paquete de medidas que propone Zapatero respecto a los impuestos indirectos?

- La comunidad científica siempre está trabajado y haciendo nuevos descubrimientos para proteger los vegetales....

Vamos a poner una típica:

- ¿Notáis presión en el ambiente?


Y esto sería lo que publicaríamos:

La semana que viene habrá un duelo importante para Florent Selasouda. Se enfrentará a su ex equipo en el que fuera su estadio la temporada pasada. Florent no salió bien de su antigua casa y afirma que si marca "no lo celebraré a pesar de todo". El jugador ha cambiado de actitud - "todo se lo debo a la oración", asegura-. Su carácter polémico ha dado paso a uno comedido y, en parte, viene como consecuencia de seguir la solución propuesta por Rouco Varela para la violencia juvenil: "El año pasado estaba desquiciado y no daba una. Como dice el cardenal, tenía el síndrome de la avestruz. Me escondía. Ya no soy así". Todo le va mejor al futbolista mejor pagado de la plantilla, que no ve una cartulina amarilla desde hace 35 jornadas.

El delantero goza de buen estado físico y dice estar "en un momento dulce" de su carrera. Por ahora, cuenta de inicio para el mister desde que comenzó la competición, y es que "ya no fumo ni bebo", confiesa. No le preocupan, por tanto, las medidas que piensa adoptar Zapatero: "No me afectan, aunque sí que me inquieta que el gobierno grave más los ahorros. La carrera del futbolista es corta". Si esta medida sale adelante, Selasouda espera que el club "haga un esfuerzo y nos compense". Por el momento "no pienso ver el próximo consejo de ministros", afirma tajante para huir de cualquier distracción que aparte su mente del partido de este fin de semana.

Sobre la lesión que le impidió jugar los dos últimos encuentros, el buen trabajo del cuerpo médico y de los fisios del equipo han permitido que las molestias en el pubis de Florent Selasouda vayan remitiendo. Él mismo se encarga de asegurar que su concurso este domingo no corre peligro y explica que "a mí me pasa como a Julio Iglesias, que no conozco el Pentateuco y de cintura para abajo estoy estupendamente. Jugaré".

El césped de su antiguo estadio no está bien. La ciencia tiene controlado al hongo Phytophthora infestans, algo que al ariete rojiblanco le da "esperanzas de que la hierba mejore en los tres días que faltan para el partido. Conozco a los jardineros de ese club, allí dejé buenos amigos. Si les dejan trabajar, no tengo dudas de que el césped no será un problema. Ni el césped ni el puré de patatas", dice sonriente.

Por útlimo, Florent no cree en supersticiones y desea romper con la estadística negativa en las salidas fueras de casa. La afición se impacienta por ver a su equipo sacar un resultado positivo como visitante, por lo que el goleador no quiere que "nos pase lo que a esta chica, Sabrina Sabrok", al tiempo que sugiere la posibilidad "de que no ganemos y algo explote,  aunque espero que no sea el balón porque si no, ¡con qué jugamos", finalizó con un chiste malo.

Publicado por Fransi @ 22:52 | 0 Comentarios | Enviar

Mi?rcoles, 09 de septiembre de 2009

CHOQUE DE SENSACIONES CONTRAPUESTAS

Es cuestión de ver cómo funciona el asunto, pero no es difícil de imaginar:

Noticia:
26.000 ordenadores gratis para estudiantes de primaria de la provincia de Cádiz

Después se lo pueden llevar a casa y todo eso. Tampoco es cuestión de explayarse en lo que puede hacer un chiquillo de 5º o 6º
  de primaria con un portátil. Muchas acciones urgirían más y mueren esperando esos 80 millones de euros que, según la noticia, costará poner en marcha la iniciativa (teniendo en cuenta que son 173.595 portátiles para toda Andalucía, sale a unos 460 cada aparato). ¡Con la de cosas que pueden hacerse en una escuela con ese dinero para una mayor calidad de la vida académica!

Por ejemplo: hablamos de un capital que daría para poner un catering de desayunos a elegir, con batidos, pan tostaíto, mantequilla, mermelada y bollitos para los más delgaditos. Se ponen unas mesitas en el patio y los niños a comer. Y para los profesores, unos camareros pasando unas bandejitas con suculentos bocaditos. Y jarritas de refresco.

Con 80 millones de euros habría para hacer un regalo a cada alumno de esos cursos en el día de su cumple. Pero algo en condiciones, nada de un paquete de caramelos. Una camiseta de su equipo de fútbol favorito. Un balón de la Liga. Y por la tarde, un convite.

Comida, comida, más comida. Con esos 80 kilos... ¿no se puede mejorar el menú de los comedores escolares? Señores, es cuestión de pensar un poco. Paté de papa aliñá, agua mineral de la cara - más de 5 euros, si no, para qué -, rollitos de solomillo rellenos, timbal de lenguado sobre lecho de cebollitas caramelizadas, san jacobo con dos capas lomo de cerdo que envuelven al queso semicurado y una fina loncha de jamón ibérico. Que el niño aprenda y sepa degustar.

Las pistas del colegio. A ver, ya basta de cemento. Césped artificial de última generación como el de la Ciudad Deportiva de El Rosal, uno de hierba natural y parqué para las canchas de baloncesto. Duchas y una muda limpia proporcionada por el colegio. Ahí, fomentado el cambio de gallumbos, que después se acostumbran a dejar palominos cuando son mayores. No importa que la ropa interior lleve el logo de la Junta. Para eso pone el dinero.

Tele de plasma, panorámica y Gol TV. Nunca se sabe en qué colegios puede haber una inundación en el crudo invierno que se nos viene encima. Y no sólo de pan viven los críos. Tendrán que distraerse. ¿Qué pretende la Junta, que los chiquillos bailen un yo-yo en caso de quedarse encerrados?

Un skate park. Si es verdad que la familia debe permanecer unida, no es menos cierto que el deporte es sano y es uno de los pilares básicos en la formación de los alumnos. Además de los deportes típicos dejémonos de chorradas y comprémosles un patinete. Bueno ¿eh?. Nada de Sancheski. Ni una tabla debe bajar de Vision o Santa Cruz, con ruedas Slammer y rodamientos SKF. Hay que recuperar la adrenalina.

Excursiones: ¿zoológico? Sí, pero al de Sidney, a ver el ejemplar de mono de pelo rojo y que aprendan que Oceanía existe y es el continente con menor superficie de tierra emergida. Que yo no me ando con rodeos y aquí estamos para aprender. Todo educativo. ¿Piscina? También, pero ahí están las instalaciones de Pekín 2008 que es una pena que se queden sin uso. ¿Campo? Por supuesto,  ¿habrá sitios para el esparcimiento en las Highlands escocesas? ¿Y montaña? Llegó el momento de conocer la historia del Tíbet y la opresión china. Porque si nos gastamos el dinero que sea para que los escolares aprendan.

80 millones de euros... ¿No da eso para comprar algún Rembrandt y adornar la clase? ¿Hacer una sala de los espejos trucados? ¿Algunos incunables para fomentar la lectura, ahora que está el tema a flor de piel? ¿Un museo de historia natural? ¿Microconciertos de Coldplay para fin de curso? Habrá que premiar el esfuerzo a un año duro, ¿verdad?

En fin, que 80 millones de milongas podrán aportar las administraciones. Pero eso me parece poco dinero y mal invertido. ¡Lo qué necesitan los críos no son portátiles hombre!, eso ya lo tienen y saben usarlo mejor que el profesor. Y el que no lo tenga, seguro que es más feliz con su patinete en el half pipe que con un Asus.






Publicado por Fransi @ 18:23 | 8 Comentarios | Enviar