Jueves, 10 de septiembre de 2009

T? ME HABLAS Y YO TE CONTESTO

Podría escribirse perfectamente una rueda de prensa de un jugador sin asistir a ella y colaría perfectamente. Conociendo las coordenadas partido tal, rival cual y sabiendo lo que haya sucedido en los días previos, cualquiera podría montar con dos o tres tópicos lo que va a decir el entrevistado en cuestión.

Tampoco es culpa suya. Le pagan por jugar, no por encandilar a la audencia hablando. Y luego está el papel del reportero. Si se prepara o no la rueda de prensa, lo que desea extraer, si improvisa allí mismo, en definitiva, si lo que se busca es rellenar o sacar algo interesante.

Siempre son las misma preguntas, o mejor dicho, suelen ser las mismas entradillas de una conversación que continúa el futbolista. Y más o menos,  así vendría a ser una rueda de prensa común en el fútbol:

- Bueno, este fin de semana, nuevo partido...

- Sí, es una oportunidad para quitarnos el mal sabor de boca del otro día y dar una alegría a la afición, que se la merece y bla, bla, bla...

- Pero el gol no está llegando. Se crean oportunidades, pero no se marca. No sé si afecta anímicamente...

- Eso es el fútbol. Es cuestión de rachas y de seguir trabajando para que los resultados lleguen
y bla, bla, bla...

Esto es así y tampoco tiene mayor importancia. Más divertido sería para todos que cambiásemos el tipo de preguntas:

- Habrás oído la que se ha formado en un botellón en Pozuelo. La Iglesia ha hablado al respecto y ha dado su particular punto de vista. ¿Qué opinas?

- ¿Qué te sugieren las declaraciones de Julio Iglesias sobre la circuncisión?

- ¿Cómo ves el paquete de medidas que propone Zapatero respecto a los impuestos indirectos?

- La comunidad científica siempre está trabajado y haciendo nuevos descubrimientos para proteger los vegetales....

Vamos a poner una típica:

- ¿Notáis presión en el ambiente?


Y esto sería lo que publicaríamos:

La semana que viene habrá un duelo importante para Florent Selasouda. Se enfrentará a su ex equipo en el que fuera su estadio la temporada pasada. Florent no salió bien de su antigua casa y afirma que si marca "no lo celebraré a pesar de todo". El jugador ha cambiado de actitud - "todo se lo debo a la oración", asegura-. Su carácter polémico ha dado paso a uno comedido y, en parte, viene como consecuencia de seguir la solución propuesta por Rouco Varela para la violencia juvenil: "El año pasado estaba desquiciado y no daba una. Como dice el cardenal, tenía el síndrome de la avestruz. Me escondía. Ya no soy así". Todo le va mejor al futbolista mejor pagado de la plantilla, que no ve una cartulina amarilla desde hace 35 jornadas.

El delantero goza de buen estado físico y dice estar "en un momento dulce" de su carrera. Por ahora, cuenta de inicio para el mister desde que comenzó la competición, y es que "ya no fumo ni bebo", confiesa. No le preocupan, por tanto, las medidas que piensa adoptar Zapatero: "No me afectan, aunque sí que me inquieta que el gobierno grave más los ahorros. La carrera del futbolista es corta". Si esta medida sale adelante, Selasouda espera que el club "haga un esfuerzo y nos compense". Por el momento "no pienso ver el próximo consejo de ministros", afirma tajante para huir de cualquier distracción que aparte su mente del partido de este fin de semana.

Sobre la lesión que le impidió jugar los dos últimos encuentros, el buen trabajo del cuerpo médico y de los fisios del equipo han permitido que las molestias en el pubis de Florent Selasouda vayan remitiendo. Él mismo se encarga de asegurar que su concurso este domingo no corre peligro y explica que "a mí me pasa como a Julio Iglesias, que no conozco el Pentateuco y de cintura para abajo estoy estupendamente. Jugaré".

El césped de su antiguo estadio no está bien. La ciencia tiene controlado al hongo Phytophthora infestans, algo que al ariete rojiblanco le da "esperanzas de que la hierba mejore en los tres días que faltan para el partido. Conozco a los jardineros de ese club, allí dejé buenos amigos. Si les dejan trabajar, no tengo dudas de que el césped no será un problema. Ni el césped ni el puré de patatas", dice sonriente.

Por útlimo, Florent no cree en supersticiones y desea romper con la estadística negativa en las salidas fueras de casa. La afición se impacienta por ver a su equipo sacar un resultado positivo como visitante, por lo que el goleador no quiere que "nos pase lo que a esta chica, Sabrina Sabrok", al tiempo que sugiere la posibilidad "de que no ganemos y algo explote,  aunque espero que no sea el balón porque si no, ¡con qué jugamos", finalizó con un chiste malo.

Publicado por Fransi @ 22:52 | 0 Comentarios | Enviar

Comentarios
Añadir comentario